Persecución a la oposición: diálogo con la prensa supuestamente moderada

ABC Miércoles, 12-08-09

PERSECUCIÓN A LA OPOSICIÓN

MARIANO Rajoy denunció ayer con razón la persecución desatada contra el PP desde diversas instancias gubernamentales, considerando que se trata de actuaciones inquisitoriales y provocadoras de una crispación política de la que el PSOE aspira a sacar réditos.

¿Con razón? La llamada “persecución” son procesos judiciales en marcha por supuestos casos de corrupción política de destacados miembros del Partido Popular, con frecuencia consecuencia de denuncias de miembros del mismo partido. En cualquier caso, un proceso en el que no interviene el PSOE ni el gobierno sino el estado de derecho (la policía, los jueces, los fiscales) contra presuntos corruptos no puede llamarse “persecución”.

Ciertos sectores del PSOE parecen incapaces de asimilar los últimos resultados electorales, el cambio de rumbo que anuncian todas las encuestas y, en definitiva, el grave deterioro de la confianza de los ciudadanos en el Gobierno cuando ha transcurrido poco más de un año de legislatura.

No sé lo bien o mal que el PSOE ha digerido la derrota en las europeas. En cualquier caso, los casos de corrupción sub iudice están ahí porque miembros del PP han sido imputados por el sistema judicial y han sido implicados, a la espera de juicio, en un clásico esquema de corrupción política. Esto no tiene nada que ver con la digestión de las elecciones por parte de los socialistas. Sólo faltaba que los socialistas deban pagar el pato cuando se corrompen ellos y también cuando se corrompen los demás.

No hay casualidad sino planificación sistemática en la reiteración de episodios en torno al «caso Gürtel». Surgen cada poco denuncias sin fundamento contra líderes populares, obligados a defenderse públicamente antes de que exista el más mínimo indicio al respecto.

¿Y cómo pueden afirmar ustedes algo así con tanta ligereza, señores de ABC? ¿Conspiranoicos otra vez? ¿Qué pruebas me dan ustedes? Cuando alguien es imputado ello significa que un juez, la tercera pata del estado, establece que hay indicios de culpabilidad. El interfecto puede dimitir, no dimitir, defenderse o no defenderse. Pero es un imputado, no un culpable. Políticamente puede ser un cadáver… o no. Pero esto me recuerda la doctrina aznariana al respecto cuando los imputados eran socialistas, allá por los primeros noventa.

Las imágenes de estos días en Palma de Mallorca pretenden reincidir en el mensaje reiterado de que el PP es un partido corrupto, con un criterio de criminalización del adversario político que resulta sencillamente intolerable en una democracia pluralista.

Las imágenes muestran a detenidos por la policía. Son detenidos por  malversación de fondos públicos. Si no hubiera caso, no habría detención y no habría imágenes. El que no hubiera habido imágenes hubiera sido más conveniente políticamente para el PP. Pero no hubiera supuesto que no había caso. Porque lo que de verdad importa es si hay caso.

Mayoría y minoría son indispensables para desarrollar el libre juego democrático y tan legítima es la postura del Gobierno como la de la oposición a la hora de ejercer en plenitud los derechos de participación política que reconoce la Constitución.

Claro. ¿Quién dice lo contrario? Entonces, ¿no investigamos / juzgamos los casos de corrupción?

Es muy grave que existan amenazas y coacciones, sean explícitas o implícitas, que supongan una limitación material o psicológica en la labor de oposición que se desarrolla en nombre de muchos millones de ciudadanos y que es la seña de identidad de una democracia digna de ese nombre.

¿No investigamos los casos de corrupción?

El propio presidente del Gobierno se sumó sin matices hace unos días a esa campaña de descrédito, y ayer recibió cumplida respuesta de Rajoy.

¿Se sumó sin matices? ¿qué dijo? ¿Que no se puede acusar sin pruebas al gobierno de algo tan grave y tan absurdo como lo señalado por Cospedal?

 También ayer, el ministro del Interior calificaba de «infamia» las denuncias de la secretaria general del PP sobre eventuales escuchas telefónicas ilegales a destacados dirigentes de su partido. En lugar de declaraciones altisonantes, el Ejecutivo debería dejar de utilizar sin pudor determinados instrumentos del Estado al servicio de sus intereses partidistas.

¿Y quién dice que es así? ¿Vosotros? ¿Cómo lo probáis? 

Resulta insólito que desde las más altas instancias del Gobierno se dicten instrucciones a la Fiscalía sobre la presentación de recursos contra decisiones jurisdiccionales que rompen la dinámica de acusación generalizada contra la oposición.

De la Vega fue poco hábil. Pero ABC no puede afirmar, porque no lo sabe, que el gobierno dé instrucciones de nada a la fiscalía. En cualquier caso, el recurso de la fiscalía se quedará en nada si el juez estima que no hay nada condenable. Y si lo hay, lo siento por Camps y por ABC, pero a la ciudadanía se le debe la condena de los culpables. 

A su vez, no estaría de más que el Ministerio Público se planteara utilizar sus competencias para investigar de oficio los hechos denunciados por María Dolores de Cospedal, cuya confirmación -en su caso- exigiría una respuesta contundente del Estado de Derecho. Después de treinta años de democracia, la opinión pública se pregunta con inquietud cómo es posible que se ponga en cuestión la legitimidad del ejercicio de las alternativas políticas y se utilicen sesgadamente las instituciones en busca de ventajas particulares. Por mucho que las vacaciones distraigan la atención de los ciudadanos acerca de las declaraciones de los políticos, es imposible pasar por alto unos hechos extremadamente graves, que van mucho más allá de la confrontación cotidiana entre los partidos. El PSOE, en sus horas más bajas desde que Zapater accedió a la secretaría general, pretende gobernar sin oposición o, cuando menos, atemorizar a todos aquellos que no comparten sus criterios. Rodríguez Zapatero debe ordenar con urgencia que cesen estas prácticas intolerables.

Bla, bla, bla. Amigos, no tenéis nada y sólo sois un recurso vicario más para tratar de tapar la luna con el dedo. Lo siento por vuestro papelón. Lástima de prensa…

Anuncios

6 pensamientos en “Persecución a la oposición: diálogo con la prensa supuestamente moderada

  1. En fins… La verdad es que no se explica uno cómo se llega a esto. Lo de la prueba diabólica es increíble: demuéstrame que no eres culpable.

    Lo mejor de todo es que funciona. Ya lo creo que funciona.

    • Claro que sí, SuperSanti. Funciona y el PP lo hace por eso. Sabiendo que está llenando de mierda las ondas, el debate y la convivencia entre todos. Por eso no se lo perdono.

      Me hace gracia que hoy he oído a Obama de quejarse de tener que debatir contra falsedades, infundios presentados por su oposición. No sé de qué me suena a mí todo eso…

  2. Llevo tiempo dándole vueltas al motivo por el que el Gobierno no denuncia a Cospedal (y otros) por injurias.

    He manejado los siguientes motivos:

    1. que las injurias no sean injurias, y que Zapatero tema que si se investiga se descubra que sí hubo escuchas ilegales (lo que sin embargo no concuerda con que no haya denuncias del PP en los juzgados, denunciando escuchas ilegales).

    2. que Zapatero tenga miedo de la reacción de la caverna, en caso de denunciar en los juzgados las injurias, pues daría pié a nuevas denuncias (de boquilla) sobre “persecución” del Gobierno a la oposición. Este combustible, aunque fuego de artificio, resta votos al PSOE, como está comprobado.

    3. que Zapatero se esté pensando con cautela su reacción.

    4. que Zapatero esté segurísimo de que las investigaciones y los juicios, con su ritmo lento, van a dejar en pelotas al PP, con un montón de su gente corrupta en el trullo, y dejando demostrado que las escuchas que hubiese fueron todas legales.

    Esto último ya ha pasado anteriormente, con las acusaciones a Zapatero sobre el 11M, la negociación con ETA, la entrega de Navarra y todas las demás barbaridades que la caverna ha vertido sobre el Presidente. Me parece que Zapatero es un hombre tranquilo, paciente y seguro de su suerte.

    Lo que pasa es que a los demás nos tiene en ascuas.

    PD/ El ABC es un cómic para ancianos. ¿Cuántos lectores tiene? ¿De qué edad? ¿Qué pasará cuando éstos dejen de leer?

    • La verdad es que parece seguro de lo que hace, pero personalmente me incomoda que no reaccionen con mucha más contundencia a esta sarta de insensateces.

      Lo malo es que no es sólo el ABC. El Mundo, La Razón, la COPE o Intereconomía andan más o menos en las mismas.

  3. Aventar mierda es la manera de hacer oposición el PP. Ya lo demostró en la anterior legislatura y ahora hacen lo mismo. Esto solo demuestra la talla política de la actual formación conservadora: nula.

    Todos quisiéramos más contundencia por parte del PSOE, que muchas veces está dedicado a …. pues no lo sé muy bien, la verdad.

    La diferencia entre unos y otros es que la izquierda es crítica, con todo, con lo propio y lo ajeno. Y la derecha no critica nada. Solo le va llegar al poder de la manera que sea, aunque eso signifique cargarse el Estado: su propio “rey sol” piensa que el Estado es el y trabajan en ellouu.

    Y no te confundas, Emiliano. El ABC lo lee mucha gente de mediana edad y menores. Yo vivo en un pueblo de Madrid, tan “fachoso” como casi todos en la periferia de la Comunidad. Y te puedo asegurar que hay muchísima gente de 35 a 50 años que leen con devoción el ABC, El Mundo y similares. Y van todos a votar, porque lo he tenido que ver siendo interventora en el pasado próximo: todos a una.

    No sé cómo debería hacer el gobierno, que tiene la vergüenza de no entrar en esa senda cubierta de lodo que ya se aplica en continuar regando el PP sin cesar.

    Nos esperan unos años calentitos…

  4. Yo creo que el Gobierno no denuncia porque lo único que conseguiría con ello es, quizás, darles información a los corruptos sobre los teléfonos intervenidos por orden judicial. No quiero ni imaginar que esa denuncia cayera en manos de un juez tipo de la Rúa que ordenara paralizar todas las investigaciones telefónicas del caso Gürtel hasta que se aclararan las artimañas del P.P.

    Politicamente, además, los postfranquistas han quedado como el culo (con perdón de la expresión), ni siquiera Pedro J. ha sido capaz de fabricarles alguna prueba falsa.

    Por eso creo que el gobierno ha hecho bien en no reaccionar visceralmente, que es lo que nos pedía el cuerpo a todos. Ya llegará el momento de ponerles en el lugar que les corresponde: la cárcel, para unos, el ostracismo político para otros.

    Por lo pronto, ni Aguirre ni Gallardón han abierto la boca, lo que es bastante curioso… Gallardón, de hecho, está desaparecido por completo. Ambos saben positivamente que Rajoy está apalancado en esa mafia valenciana y cuanto más retoza en ese barro, más se hunde y ellos están intentando, el alcalde sobre todo con el apoyo inestimable de Prisa, que el barrizal les salpique lo menos posible.

    Genial tu nueva casa, animal¡

    Un saludo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s