La ley del menor y la demagogia

niños

La vigente Ley del Menor (Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores) fue aprobada por el gobierno de José María Aznar y fue parcialmente reformada en 2006 por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en el sentido de endurecer las penas y las sanciones a los menores que incurriesen en delitos.

Creo que es preciso que enmarquemos así el caso. Porque hace un ratillo, mientras lavaba cuatro platos y unos vasos en mi cocina, oía a Soraya Sáenz de Santamaría muy digna y muy airada en la tele despotricando de la situación legal actual. Alfonso Alonso afirmaba que le “sorprende la pasividad del Gobierno frente a estos hechos, la pasividad al mirar para otro lado y el no querer que nada cambie”.

No sé que piensa hacer el gobierno. Pero sí sé lo que significa la palabra demagogia: llevar al demos al huerto. Si uno brama contra una ley y achaca al gobierno no sé muy bien qué, entonces el demos, el pueblo, quizá piense que si una niña es violada no sé dónde por menores y estos salen de rositas la culpa es de Zapatero. Y que si tuviéramos al PP donde debería estar, en el poder omnímodo sobre conciencias y vidas, nada de esto sucedería.

Pues bien, amigos, la Ley del Menor vigente la promulgó y sacó adelante el PP. La endureció posteriormente el PSOE. Finalmente, una obviedad: no es razonable legislar a golpe de escándalo político-mediático-demagógico.

Anuncios

14 pensamientos en “La ley del menor y la demagogia

  1. Ayer escuchaba a bastantes expertos en el tema de la vigente Ley del Menor, aprobada como bien dices por el gobierno del PP y “endurecida” por el actual gobierno del PSOE, decir que no se puede legislar a golpe de “tripas” y se preguntaban que dónde se pone el tope de edad para que un chiquillo vaya a la carcel: ¿en 10 años, en cuatro, o cuando aún son bebés?…

    Lo que hay que hacer es una reflexión profunda del por qué pasan estas cosas con chiquillos. Y cómo puede ser posible que esta sociedad esté tan falta de valores, que no es capaz de transmitir ética a sus nuevas generaciones. Esto no los legisla el gobierno de turno, sea del PP o del PSOE, sino que los transmiten los propios integrantes de la sociedad; padres, colegios, clubes, medios de comunicación…

    Si los adolescentes están viendo por la tele a un Presidente de una nación soberana, como es Italia, que hace orgías en sus diferentes mansiones y que mucha gente lo considera el paradigma de suertudo, le votan masivamente e incluso quisieran hacer lo mismo que el, pues esos adolescentes están recibiendo un mensaje más que equivocado.

    Si unos adolescentes oyen a los políticos de su propio país insultarse a todas horas, estar constantemente en los juzgados por diferentes motivos (ninguno bueno), que están en política para forrarse, que hay muchos que viven como maharajás y nadie en su casa les explica que lo que están viendo a todas horas está mal… los chiquillos no tienen código moral alguno y el mensaje que les llega es “yo quiero ser como ellos, famoso y con pasta y ligando con las más guapas del lugar o con todas a ser posible”.

    Y si a ésto se le añade la cantidad de horas que se pasan en internet, sin el más mínimo filtro, sin que sus padres o tutores controlen lo que está entrando desbocadamente en su cerebro y empapándolo como la buena esponja que son los niños, entonces ya han perdido totalmente el sentido de lo que debe ser la ética: nadie se la enseña, ni siquiera en algunas Comunidades Autónomas quieren que se enseñe en los colegios.

  2. Sí, cerremos el circulo (vicioso en el caso de los Ppopularistas!) cuando no sea nonato hagamóslo ya “delicuente” en potencia. Para “ellos” todos los que no les votamos lo somos! O sea, una chica de 16 años no puede ni debe abortar por si misma. Pero un chiquillo/a de 10, 11, 12, 16 años que cometa un delito sí debe ir a una ¿cárcel?
    A ver si me explico, aunque creo que está muy clarito, lo que quiere el PP, cuando le conviene y para lo que le conviene, es que los menores sean/son muy “responsables” y si cometen una fechoría tiene que caer sobre ellos “todo el peso de la Ley”. Por cierto Leyes y su peso de las que los muy infalibles Ppopularistas se rien y mean en cuanto no les convienen. Lo están dejando bien clarito con el Caso Gürtel. A ellos les importa una higa que a los “suyos” los pillen con las manos en la masa, los acusen, los imputen o los sentencien. Ellos, los Ppopularistas, a lo suyo y a por lo suyo que es lo “nuestro”. Pues eso.

    • Sí, está claro que hay mucha demagogia en este asunto. Y prejuicios, muchos prejuicios. Pero por encima de todo: odio, auténtico odio que nubla la razón.

      Lo que no se da cuenta este señor es que está criticando a sus prejuicios, no a la realidad, que nada tiene que ver con esas cosas que imagina. Lo que describe es una caricatura que solo está en su imaginación.

      Lo mismo digo con el comentario de Emiliano… Buf. Así que mi base ideológica es que el ser humano es malo por naturaleza, que no contemplo nunca la prevención del crimen. En fin… otra caricatura que nada tiene que ver con la realidad.

      Por cierto, y cambiando de nuevo de comentario, firmo todas las palabras dichas por Blanca un par de comentarios más abajo.

  3. La base ideológica de la derecha es que el ser humano es malo por naturaleza, y nada se puede hacer, excepto controlarlo a base del miedo al castigo desde pequeñito. Por ello, la función del castigo tras el crimen sería disuadir a otros ciudadanos, por un lado, y resarcir a las víctimas, por el otro.

    Pero lo que no contemplará la derecha nunca es la prevención del crimen, lo que sin embargo sería la mejor solución, pues así no se producen víctimas. De esto, la derecha no habla nunca, porque no cree en ello.

    Que el ser humano no es ni bueno ni malo, si no que se le forma a lo largo del crecimiento, por la influencia del ambiente, esto, es una creencia propia de la izquierda. Para mí, un hecho científico.

    • Mucha “culpa” la tienen (tenemos) los padres, que les hemos dado a nuestros hijos todo cuanto se les ha antojado desde el momento en que nacieron.

      No quiero contar las batallas de la abuela, pero recuerdo que antes solo había regalos el día del cumple y en Reyes. Ahora se regala en todo momento, de tal manera que no hay ilusión por un regalo merecido en su momento oportuno. Los críos tienen un móvil desde que son capaces de sostenerlo en la mano, coche (sin trabajar) desde que tienen edad para sacarse el carnet, salen de noche con total independencia con 13 años (y la noche les confunde, sin duda), están permanentemente conectados a internet sin ningún control por parte de su familia… o sea, de estar controlados férreamente, como estuvimos nosotros en su día, se ha pasado a ningún control en aras de la libertad, pero para tener libertad primero hay que enseñarles a hacer uso de ella.

      No se les puede dar una “ñalgada” en el culo porque éso es “violencia” y vemos barbaridades en los periódicos, como que alejen a una madre de su hijo, por orden judicial, porque le dió un tortazo, seguramente merecido… a mi me dieron más de una torta en su día y nunca pensé que mi madre era una maltratadora. Se legisla de tal manera que ni padres ni maestros pueden “castigar” a los retoños, con lo cual esos niños nunca conocerán los límites, tan necesarios en la educación de cualquier ser humano. Y si un niño no tiene límites, utilizará el libre albedrío de la manera que estamos viendo constantemente en colegios, institutos, calle, discotecas, festividades, hogares y redes sociales. Todo un caos que no sé como se va a reconducir, la verdad.

  4. Pues estoy de acuerdo contigo Animal. En su día, la Ley del Menor me pareció mala para la sociedad. El tiempo, creo, me ha dado la razón.

    El PP, en la oposición, debe protestar y pedir cambios en la Ley del Menor, si estima que ha fracasado.

    Pero, en mi opinión, debieran haber hecho algun acto de entonación del “mea culpa”, al ser ellos quienes nos “premiaron” con semejante bodrio legal.

    ¿Demagogia? No lo creo. Más bien incoherencia.

    Ahora, de aquí a dar por sentado que la derecha …..bla, bla, bla, …. (me remito a las consignas arriba indicadas), me parece que es como si ahora me pongo a hablar de las necesidades del gobierno de Islandia y del hábitat de la foca monge. Vamos, que no tiene nada que ver.

  5. Cuando tengamos la ley más dura y los castigos más ejemplarizantes, ¿a quién culparemos?

    La edad penal es una simple cuestión administrativa, se puede cambiar. Poemos reducirla a golpes de efectos meidáticos de los 14 a los 12, de los 12 a los diez, de los 10 a los 5 así hasta la edad fetal. Podemos volvernos locos legislando pero debemos saber que ninguna ley es capaz de impedir actos como los que nos conmueven. Hay paises donde existe la pena de muerte que se supone que es la pena más dura posible, ¿están estos paises libres de acciones criminales, de violaciones y otras fechorías?

  6. Para los menores de 14 años se aplica la Ley Orgánica de 1996. Esta es la ley que protege a los menores de 14 que comenten un crimen. Digo yo que, desde 1996, los menores de 14 deberían haber estado “aprovechando” la impunidad que les ofrecía la ley. Sin embargo no ha sido así. Los crímenes de los que hablamos son muy recientes. ¿Y cómo es eso?

    Estoy convencido de que eso de que los menores se dedican a cometer crímenes porque “saben que no les va pasar nada”, es un cuento. Es como decir que todos deseamos cometer violaciones, pero que no las cometemos por miedo a la ley.

    Sí, hay quien desea violar o matar pero se reprime por miedo, claro que sí, y con ellos la disuasión es útil. Pero la mayoría de las personas no lo harían ni aunque las leyes fuesen blandas, simplemente porque NO TIENEN ESOS IMPULSOS.
    A mí me han dejado novias, y no he deseado matarlas. Me han atraído mujeres, y no he deseado violarlas. El deseo de matar o violar ya indica problemas mentales. Si además hay incapacidad de controlar esos impulsos, o de medir las consecuencias de nuestros actos, o de empatizar con otros, tenemos un problema mental añadido, y ya tenemos un criminal.

    Este es el caso de estos menores: un problema sicológico, no un problema de “aprovechamiento de la blandura de la ley”. Lo que convierte este asunto en mucho menos mediático y pasional, y mucho más erudito y aburrido. Y claro, enfocado así no interesa…

  7. Si os digo la verdad, creo que esto ni siquiera es un asunto ideológico. Yo respetaría más la posición del PP si me la creyera, si se la creyeran ellos mismos. Pero no me la creo. Me explico: el PP promulgó la ley del menor vigente, y ahora acusa al gobierno actual de las consecuencias de una ley, para ellos, muy permisiva.

    El PP juega con la alarma social y a sabiendas engaña al ciudadano para pescar alguna voluntad extraviada. Pero la convicción ideológica es secundaria.

    Yo a un político le pido que defienda sus posiciones, las que sean. Ya eligiré luego yo la que prefiera. Pero le exijo honestidad.

    Sobre el asunto de fondo, hablar de que la derecha es tradicionalmente más dura con el castigo y tiende a desconfiar más de la naturaleza malvada del ser humano es la historia. Nadie cree, y yo menos, que toda persona que se confiesa de derechas esté, por ejemplo, a favor de la pena de muerte. Pero el rechazo a la pena capital surge entre los progresistas y al final es asumido por casi todos.

    • Animal, curiosa la historia que conoces. Muy curiosa. ¿La derecha es más castigadora? URSS, Telón de Acero, Cuba, China, Laos,… todos regímenes de derechas muy castigadores.

      En fin.

      • En cambio la Alemania nazi, la Italia de Mussolini, la España de Franco, el Chile de Pinochet, la Grecia de los coroneles, Argentina, El Salvador, Paraguay, la derecha norteamericana-tejana, etc., son regímenes blanditos.

        No me vengas con monsergas, hombre. Tus dictaduras no son “la izquierda”. Son regímenes totalitarios que se comportan como tales. Yo hablo de la ideología de la izquierda y de la derecha, como concepto filosófico. Y si preferís borrar de un plumazo la ideología, entonces os entiendo aún menos.

  8. Lo que yo quiero decir, que la izquierda no es dueña de lo que dices.

    No me refiero a que sí lo sea la derecha. Ni una ni otra, es la evolución social. De ahí a decir que gracias a la izquierda no hay pena de muerte…..vale, si lo quieres creer, no pasa nada, no va a subir la bolsa por eso.

    • Evidentemente tú también puedes creer lo que quieras. Pero me produce casi ternura cuando desde la derecha se pretende tocar las campanas e ir en la procesión. La ideología de la izquierda ha ido logrando avances sociales que tú prefieres llamar “evolución social” para poder atribuirlo también a la derecha. Como quieras. Pero en cada momento la progresía ha tenido que luchar y derramar sangre para cada pequeño avance. Son las fuerzas de progreso las que lo consiguen, los conservadores los que quieren conservar el status quo y… luego pretenden arrogarse él mérito del cambio y los derechos sociales. Desde el punto de vista histórico-político, de risa, querido amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s