La cárcel y la claustrofobia

carcel

Ahora resulta que José Antonio Correa, aquel en cuyo honor se bautizó a la pandilla de chorizos del caso “Gürtel”, siente claustrofobia en la cárcel… No te jode… Pues, nada, que lo dejen salir para que tome el aire…

¡Qué putada, amigo mío! Pues resulta que, precisamente, la cárcel es un invento de los animales políticos humanos para que los allí encerrados sientan claustrofobia (“aversión a estar encerrado”). Creo que en eso consiste el castigo. Si tanta fobia tenías a la cárcel, podías haber pensado en no ceder con tanto gusto a tu filia al dinero ajeno.

Eso sí, la pena es que podían acompañarte unos cuantos de tus socios, pero mucho me temo que su claustrofobia les ayudó a ser más precavidos que tú. Total, por unos trajes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s